Actividades y recreación, Criando con respeto, Desarrollo y crecimiento, ESPACIO BEBE

8 Consejos Para Aumentar El Optimismo En Su Niño

Las madres tenemos el instinto de protección muy activo  con nuestros niños, especialmente cuando son bebés o de edades muy cortas.
Hace unos días  estaba en la casa de mi cuñada  de visita quien tiene una niña de un año y al tomarla en mis brazos me di cuenta que aunque para mí,  mi niño de 2 años y medio sea mi bebé es realidad ha crecido y esta en el  momento donde  empieza a  nutrir su curiosidad e independencia.

 

 

 como padres podemos ayudar a nuestros hijos a que esa actitud positiva permanezca por siempre.

 

1. Anime el deseo de independencia en su niño

Entre los 18 meses – 2 años, notamos que nuestro bebé es en realidad es un ex-bebé que a crecido, que camina, a empezado a hablar y a explorar su entorno con el mismo entusiasmo con que Cristobal Colon partió en la búsqueda de America! Feliz de salir un poco de la dependencia de sus  padres, él decide descubrir lo ” prohibido” y afirma en voz alta su deseo de autonomía.
Su manera de responder a sus primeros intentos de emancipación es decisiva para la construcción de su futura personalidad. Si como padres continuamos hacer todo como cuando eran bebés podríamos estar dificultando su capacidad de autonomía. Lo que será lo contrario si le dejamos hacer cosas solos.

 

2.  Valora su sentido del humor

Desde los 2 años, un niño es capaz de reaccionar con un guiño travieso de ojo, hacer pequeñas bromas, muecas, acentos, frases, en pocas palabras hay un sentido del “humor” desde muy temprano.

Si usted es el publico adecuado para su niño, si reacciona positivamente cuando su pequeño esta tratando de hacerle reír al hacer el payaso, con sus mini-pies en sus grandes zapatos, imitando quizás su voz. Usted puede decirle ” Mi pequeño payaso si que nos haces reír : ) ” en lugar de hacer un comentario negativo como ” cálmate e intenta no llamar la atención o hacerte el interesante ” La primer frase ayuda a desarrollar la confianza en si mismo y su consecuente optimismo. Por supuesto, no es empujarlo a que se convierta en el rey de la demostración de una persona que busca solamente y constantemente llamar la atención. Hay un tiempo para todo, tiempo de reír y tiempo para estar más serios. Sin exagerar usted puede poner un poco de “limite” y mostrarle que hay muchas maneras o cosas que también puede llamar su atención para expresarse.

 

3. Saciar su curiosidad

¿por qué?  ¿por qué?  ¿por qué?

Estamos en el momento donde nuestra hija nos lanza mil preguntas. Una pregunta trae una respuesta a la que ella le encuentra una nueva pregunta y así sucesivamente parece un ¿ por qué ? sin fin.
Esas preguntas son importantes e incluso si estas cansado intenta escuchar y responder por que esa curiosidad insaciable demuestra que su hijo ama la vida y el contacto con los demás.
Respondiendo a sus preguntas, se refuerza la idea de que es escuchado, que él existe y que sus observaciones las tomamos en cuenta y que él es importante ante los ojos de los demás y no es transparente.

Entre los 3-4 años, dicen que un niño  ya tiene una representación de si mismo u propia personalidad bien definida, nuestro interés en él le ayuda a desarrollar su autoestima y a ser un niño que mira con optimismo la vida en general.

 

 

4.  Desarrollar la empatía


Me considero una persona muy optimista y dicen de nosotros que somos muy abiertos, espontáneos y extrovertidos. Establecemos fácilmente una conversación o nos damos a conocer sin miedo a ser rechazados. Par un niño poseer estas actitudes le ayudara a establecer amistades y vínculos con los demás de una manera mas fácil. Enseñarles  a interactuar con otros ( o mas bien motivarles ) haciendo preguntas o prestando o intercambiando juguetes con otros niños. De padres podemos impulsar esto organizando en casa una tarde de juegos e invitar a sus amiguitos o compañeritos de jardín. Esta es una deliciosa manera de alimentar el optimismo en los niños que es el combustible de las relaciones sociales.

 

 

5. Estimula su deseo de aprender

Aún no lo sabemos, pero el deseo de aprender puede verse obstaculizado desde temprana edad, simplemente por no darle o impulsar a su niño hacer lo que le gusta, y sobre todo en lo que es capaz de tener éxito de manera fácil: Si se imponen en sus actividad cosas demasiadas complicada a realizar lo único que se puede estar logrando es desmotivar al niño. Para el beneficio de los pequeños hay que elegir actividades bastante simples que les permita experimentar la satisfacción de lograrlo.

 


Optar por juegos que sean realmente divertidos, agradables más que juegos muy serios ” aburridos educativos” Tenemos que hacer primero que sea divertido. Aprender a leer puede ser divertido para él, más que la manera de que aprenda realmente a leer. Escribir puede ser divertido para él haciendo un par de letras torcidas donde se puede leer su nombre y festejar. Antes de poner la presión de que escriba bien el alfabeto que puede ser frustrante. La meta es la misma LLEGAR a que lea y escriba bien La diferencia es el camino que recorrer para llegar allí. Puede ser motivante, excitante y divertido o aburrido y lleno de estrés y obligación.

Hacer su aprendizaje divertido le dará a su pequeño el sabor de aprender a través del  el juego y la emitación y los resultados podrían llegar a ser aún mas maravillosos resaltando el gusto que sentirá por querer saber más.

 

 

6. Ayúdalo a desarrollar su fuerza interior

El optimismo es determinado y no tira la toalla cuando se enfrenta a las dificultades que se puedan encontrar. El hilo conductor pesimista por el contrario es, nunca  lo lograre, es muy difícil para mí. La actitud de llegar has final y lograr las cosas es la fuente del sentimiento de éxito. Cuando nuestros niños no pueden hacer algo, cuando se sienten que esta en jaque, cuando se equivoca, hay que empujarles hasta que pueda lograr su objetivo. No dejes que se desactive, inclusive si usted sabe que no lo logrará, anímelo a que vuelva a intentarlo y quizás muéstrele las posibilidades que tiene o ayúdele a que lo logren juntos. Palabras como: Tu puedes, quizás hazlo así o intenta hacerlo como yo. Serán motivante para él.


Empuje a su niño a persistir ya que esto es fundamental y una auto-imagen negativa, el tipo de ” no soy bueno para nada” Dicen los expertos que se desarrolla entre los 3-4 años  de edad de un niño. Por supuesto que decirle a su hijo que tiene el potencial para tener éxito en lo que emprende no significa convertirle en una persona con un ego sobredimensionados y convencido de su omnipotencia. Hay que encontrar la manera de que tome conciencia que son los esfuerzos los que llevan a el éxito. Las personas optimistas conocen sus cualidades, y también sus limitaciones. Esta auto-evaluación lúcida les permite no poner el listón demasiado alto y no colapsar cuando se enfrenten al mundo real, al fracaso.

 

 

7. Enseñe a pensar de una manera positiva

Insistirle en sus progresos, ayudarle a enfocar su atención mas en sus aspectos positivos que negativos, resaltar sus logros y no sus fracasos. La meta es que su niño se sienta orgullo de él y de sus esfuerzos por mejorar. Revive los recuerdos- Recuerden juntos el día que aprendió a nadar, cuando logro ir en bicicleta … Los expertos recalcan que  revivir estos  momentos de logros hará que el niño logre que El Niño piense en el futuro de una manera positiva y emocionante… cosas simples y bellas.. como somos será las próximas vacaciones con los abuelos, su cumpleaños… Estará aprendiendo a protestar con sus propios pensamientos negativos. Ayúdele a que en lugar crear una vision negativa de el mismo y de que diga, sienta o piense que no es bueno para hacer x cosa, que es muy pequeño, que no sabe….  Lo vea mas positivo como- sugiere decir algo como. ” no crees que se podría en su lugar decir… ya lo resolveré mas adelante quizás cuando sea mas grande” La clave de que mantenga la confianza y el positivismo en el es fundamental.

 

 

8. Conecte sus zonas Frágiles

Incluso los niños más preocupados, ansiosos y vulnerables tienen una parte inalienable de optimismo en ellos. Para hacer que crezca en ellos, los padres deben de mostrar que  son capaces de ayudar al niño a manejar sus propias ansiedad. Los rituales antes de  dormir, leer un cuento, darle abrazos, compartir sonrisas, que tenga su peluche…. darle o ayudarle a que encuentre todo aquello que le ayude   a conciliar el sueño y enfrentar sus temores es beneficioso. Es eso lo esencial y la conclusión.