Hola Bonjour Hello

Cuando empecé este blog a finales de 2013, éramos una familia conformada por: mamá, papá, nuestra hija adorada Kiara y nuestro peludo y bigotudo Zeus ..

En febrero (2015) llegó nuestro hijo Matthew que trajo consigo aún más luz, amor y felicidad a nuestro hogar.

Camino con fe y gratitud en la vida, me encanta transmitir y contagiar a mis hijos de esa alegría espontánea que nos caracteriza a los latinos, razón por la cual en casa no falta la música, los juegos, las risas y la alegría de vivir.
Las bases en nuestro hogar son: Amor, respeto, convicción, paciencia, mucha creatividad y libertad; Libertad de pensar, actuar, decir lo que sienten, de equivocarse y crecer.

Como mujer y madre trato de darles lo mejor de mí, pero tengo que confesar que cada día aprendo más de  mis hijos y con ellos soy feliz disfrutando de las cosas mas simples de la vida.

 

Amo ser esposa y madre …

Mi esposo y mis hijos son mi fuerza, mi fortaleza y mi inspiración ...

Nuestra casa esta en París y nuestro hogar lo llevamos con nosotros a donde vayamos, somos unas familia con maleta en mano, nos encanta viajar, descubrir el mundo y dejarnos impresionar por su belleza.

He tenido la suerte de poder viajar desde muy joven y cada persona, país, cultura que he cruzado en este maravilloso viaje que se llama vida. Han dejado en mi ser una marca única, especial  y positiva. Tener una visión mas cosmopolita del mundo en el que vivimos, tener una mente mas abierta, enriquecernos culturalmente, convertirnos en personas más tolerantes y respetuosas es lo que se consigue viajando y mi gran deseo como madre es que  mis hijos descubran con sus ojos y su alma, que el mundo es un lugar maravilloso, lleno de belleza, magia, encanto  y que en ello, encuentren la riqueza del ser humano que se basa  en respetar y ser respetado.

La maternidad no ha sido solamente un maravilloso regalo, es también mi mas grande proyecto de vida. Pienso que la única manera de conseguir que las guerras, el hambre y el odio desaparezcan de la tierra; Es colocando millones de semillas llenas de amor y respeto a diario en el corazón de nuestros niños.

Soy una persona demasiado positiva, demasiado soñadora y creer siempre que el mundo puede ser un lugar mejor, me produce felicidad. Amo ser como soy; pero soy consiente que sigo constantemente un trayecto de evolución y que para que llegue el cambio que todos deseamos tengo que aportar mi granito de arena y aunque lo hago de distintas maneras con el prójimo, mi aporte más grande lo doy en casa a mi familia.

También quiero confesar que soy culpable !!

Sí, soy culpable de amar demasiado a mis hijos, a mi esposo, a mi familia; Soy culpable de decirles mil veces que los amo, de llenarlos de besos, abrazos a diario y de decirles lo muy importantes que son para mí.
Soy culpable de haber mostrado la magia que se esconde detrás de un te quiero, una sonrisa, un por favor y un ´gracias´.

Tan solo tengo un deseo: Ver unos niños que crecen felices, seguros de sí mismos y entusiasmados con la vida. Nadie me garantiza el éxito pero daré todo de mí para que estos niños en el futuro sean unos adultos con éxito, unos adultos de bien.